See Other Higher Education Stories

MIT

MIT

Highlights

  • Alto uso de la red inalámbrica y fuerte crecimiento de usuarios
  • Políticas universales para la red inalámbrica y la red de Ethernet
  • Experiencia inalámbrica mejorada e integración con la infraestructura existente

Imaginemos la casa que el Doctor Seuss habría construido: una creación fantástica
y enigmática, alegre y sorprendente. Agreguémosle torres inclinadas, atrios en espiral y
espectaculares curvas de ladrillo, vidrio y metal. Finalmente, llenémosla con cientos de los mejores ingenieros informáticos de mundo y ofrezcámosles el ancho de banda que necesitan, sin cables.

Ese era el reto de Jack Costanza, Subdirector de infraestructuras del Laboratorio de informática e inteligencia artificial (CSAIL) del Instituto tecnológico de Massachusetts (MIT) con sede en Cambridge, Massachusetts. Costanza tenía que sustituir el antiguo sistema inalámbrico en uno de los entornos de RF más difíciles jamás construidos. “Hay que ver el Stata Center por uno mismo para comprender a lo que nos enfrentamos”, explica Costanza. “Es algo realmente único”.

Meraki cuenta con todas las características y con un sistema realmente intuitivo y fácil de gestionar. La experiencia es fantástica tanto para los usuarios finales como para los administradores de TI. Jack Costanza, Subdirector del CSAIL del MIT

Diseñado por el arquitecto Frank Gehry, este complejo de ocho plantas y 67.000 m2 alberga el mayor laboratorio del MIT, con más de 800 personas entre profesorado, alumnos y personal. Cuando las quejas por la falta de fiabilidad y rendimiento del sistema inalámbrico antiguo comenzaron a aumentar, el equipo de TI del CSAIL empezó a buscar un sustituto, con cinco objetivos en mente:

1. Mejorar la fiabilidad de las conexiones de clientes.
2. Ofrecer capacidad suficiente para respaldar el rápido crecimiento de la tecnología inalámbrica.
3. Superar los retos físicos de la arquitectura del edificio.
4. Dar soporte a las sofisticadas políticas de red existentes.
5. Reducir los gastos de gestión de la red.

Cuando Costanza y su equipo se pusieron a evaluar las posibles soluciones, descubrieron que la mayoría de proveedores podía cumplir dos o tres objetivos, pero no los cinco. El mayor reto para los proveedores era demostrar la mejora en la experiencia inalámbrica pese a la integración en la infraestructura informática existente en el edificio. El Stata Center tiene un complejo diseño en el que los dispositivos inalámbricos presentan distintas políticas aunque estén asociados a la misma red inalámbrica. Cuando se conecta un dispositivo, la red inalámbrica utiliza sus credenciales (dirección MAC, nombre de usuario/contraseña, etc.) para asignarlo dinámicamente a una VLAN específica, que a su vez tiene un nivel de control de acceso adecuado. También es posible asignar a los distintos clientes reglas de firewall, límites de banda ancha y ajustes de página de bienvenida. Todas estas políticas son invisibles para el usuario final.

Estamos detectando una señal potente en huecos y rincones que anteriormente habíamos considerado puntos muertos sin cobertura. Jack Costanza, Assistant Director, MIT’s CSAIL

En lugar de integrar productos de distintos proveedores para alcanzar estos cinco objetivos, Costanza logró cumplirlos todos con la solución integrada de Meraki. Costanza implementó 80 puntos de acceso 802.11n de doble radio Meraki MR14 que usan tecnologías como secuencias espaciales de combinación de relación múltiple (MRC) y de entrada múltiple-salida múltiple-entrada (MIMO) para mejorar la cobertura de la señal, la fiabilidad y el rendimiento. “Estamos
detectando una señal potente en huecos y rincones que anteriormente habíamos considerado puntos muertos sin cobertura”, explica Costanza. La fiabilidad de los clientes también mejoró significativamente, con un descenso evidente en las solicitudes de asistencia técnica enviadas.
Y cuando llegaron las solicitudes sobre configuración de clientes y similares, las herramientas de registro de eventos y solución remota de problemas permitieron al equipo de Costanza diagnosticarlos fácilmente. Finalmente, Costanza utilizó la función Identity Policy Manager (IPM)
de Meraki para aplicar unas políticas perfectamente adaptadas.

“Meraki cuenta con todas las características y con un sistema realmente intuitivo y fácil de gestionar. La experiencia es fantástica tanto para los usuarios finales como para los administradores de TI”, concluye Costanza.